El Ikat mallorquín

El ikat mallorquín: telas artesanales con mucha historia

Las apreciadas telas de lenguas mallorquinas se elaboran mediante una técnica milenaria conocida en sus países de origen como ikat o ikkat.

Esta técnica de producción de tejidos se caracteriza por el teñido de las fibras por reserva, consistente en practicar unas ataduras que impiden que el tinte penetre en ciertas zonas. Tras este particular teñido, al tejer la pieza surge un dibujo condicionado por la posición en que se hicieron las ataduras y los colores utilizados. De esta manera, ambas caras de la tela presentan idéntico dibujo. 

Tela Ikat mallorquí

Existen varias hipótesis sobre la fecha y procedencia exactas del ikat. Probablemente se desarrolló en varios lugares de forma independiente, ya que se han encontrado ejemplos de telas producidas con técnicas similares en lugares tan dispares como Afganistán, Indonesia, Colombia o México. En el año 500 AC, en el sur de Indonesia ya existía una arraigada cultura textil que fabricaba ikats de seda y batik que aún hoy continúa viva. La vía de entrada de esta técnica a Europa tuvo lugar a través de la Ruta de la Seda. Desde Francia e Italia, países en los que se había perfeccionado la técnica y hecho muy popular entre las cortes reales, el ikat llegó a Mallorca en el siglo XVIII.

Ikat, tela de mallorca

Los ikats siguieron fabricándose en Europa hasta después de la segunda Guerra Mundial, pero actualmente Mallorca es el único lugar de Europa donde aún perdura la producción. La condición insular de Mallorca fue fundamental para aislar esta técnica del resto de la península, adaptándola a su maquinaria local y su forma de trabajar, haciendo del ikat mallorquín un elemento con identidad propia, empezado por el nombre, donde se la conoce como “tela de lenguas” (tela o roba de llengos o llengües) haciendo referencia a los diseños que recuerdan a las llamas o lenguas de fuego (flames).

Hoy en día, apenas quedan en la isla unos pocos talleres artesanales dedicados al arte de tejer telas de lenguas, perpetuando un producto y una técnica que requiere paciencia, habilidad y conocimiento histórico y que forma parte de un valioso patrimonio cultural.

Aquí tienes algunos de nuestros ikats:

Telas de mallorca